Accidentes con Autobuses en Austin

LLAME AL (800) 863-5312 PARA HABLAR GRATIS CON UN ABOGADO DE ACCIDENTES CON AUTOBUSES EN AUSTIN

En una ciudad con una población de casi un millón de residentes es lógico que exista una cantidad significativa de tráfico. Austin no es la excepción, y una parte significativa del sistema de tráfico en Austin son los autobuses de la ciudad. Cada día miles de individuos toman el autobús para ir al trabajo o a sus hogares. Considerando la cantidad de autobuses en Austin y la frecuencia a la cual operan, inevitablemente se verán involucrados en accidentes de vez en cuando.

Según los datos recolectados por el Departamento de Transporte de Texas, hubo más de 4000 colisiones asociadas con autobuses en 2017. De estas, aproximadamente 1.000 produjeron algún tipo de lesión, y unas 25 fueron la causa de la muerte de una o más personas.

Si usted o alguno de sus seres queridos quedaron lesionados en un accidente con un autobús, llame hoy a Zinda Law Group al (800) 863-5312 para obtener una consulta GRATUITA y conocer más acerca de cómo conseguir una indemnización con la ayuda de un abogado de lesiones personales en Austin.

Leyes de autobuses en Austin

Según las leyes de Texas, los autobuses comerciales se denominan “transportes comunes”. El propósito de un transporte común es movilizar pasajeros de un lugar a otro. Como los transportes comunes están en el negocio de transportar a las personas, los conductores de autobuses y las compañías de autobuses tienen estándares altos al momento de ejercer su deber de cuidado.

Las altas expectativas que recaen sobre los conductores y las compañías de autobuses se reflejan en las responsabilidades que asumen. Estas responsabilidades son distintas a las que existen según las leyes de tráfico normales a las que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados. Algunos ejemplos de estas responsabilidades son:

  • Mantener una distancia segura entre el autobús y otros automóviles.
  • Mantener adecuadamente el autobús y los equipos.
  • Asegurarse de que los pasajeros abordan y salen del autobús de forma segura.
  • Detenerse antes de cruzar las vías del tren.
  • Tomar acciones evasivas adecuadas cuando sea necesario.

Un conductor de autobús que incumpla cualquiera de estas responsabilidades puede ser considerado negligente y, por ende, puede ser el responsable de accidentes o lesiones. La compañía de autobuses en sí, por extensión, también puede ser considerada responsable por los actos negligentes de sus conductores.

¿Qué hacer después de un accidente con un autobús?

Sufrir una lesión luego de verse involucrado en un accidente con un autobús puede ser una experiencia espeluznante y estresante. Si en algún momento le ocurre una situación similar, puede ser muy útil conocer con antelación qué pasos tomar luego del evento. A continuación se listan varias etapas críticas que deberían atenderse tras un accidente con un autobús. Seguir estos pasos puede ayudar a una rápida recuperación y a fortalecer su caso.

1. Buscar atención médica

El primer paso, que además es el más importante, luego de un accidente con un autobús es buscar un tratamiento médico rápido y adecuado. Muchos accidentes con autobuses producen lesiones inmediatas, e incluso algunas pueden ser severas o mortales. Otros accidentes causan lesiones menores que pueden tardar horas o días en aparecer, pero pueden durar semanas o meses. Solicitar atención médica tras un accidente con un autobús le garantizará que recibirá la terapia adecuada, y de este modo estará en una posición correcta para ser indemnizado por sus lesiones con rapidez y eficiencia.

2. Reportar el accidente

Otro paso importante que debe tomar tras un accidente con un autobús es reportarlo a la policía local o a la compañía de autobuses. Reportar el accidente a la policía y a la compañía de autobuses puede ser beneficioso para usted por varios motivos. Por ejemplo, un oficial de policía que responsa a la escena del accidente emitirá un informe oficial del mismo, el cual podrá actuar como evidencia y fortalecerá el valor de su caso contra la parte responsable. Informar a la compañía de seguros acerca del accidente alentará a la compañía a tomar las medidas adecuadas para garantizar que no ocurran nuevamente accidentes similares.

3. Documentar el accidente

Luego del accidente es muy importante que documente los hechos. Esto quiere decir que debe crear y mantener un archivo personal donde guarde todos los documentos importantes relacionados con el accidente y sus lesiones resultantes. Algunos ejemplos de documentos e información que debería estar incluida en el archivo son:

  • El nombre y la información de contacto del conductor del autobús o de la compañía.
  • El número de matrícula y el número de identificación del vehículo (VIN) del autobús.
  • Los nombres e información de contacto de los testigos.
  • Una copia del informe policial.
  • Una copia de su expediente médico y de las cuentas pagadas.
  • Fotografías de la escena, de lesiones y del daño físico.

Documentar el accidente y mantener un expediente completo y organizado puede resultar muy útil cuando se trata de establecer el valor de su caso y conseguir la compensación que usted merece.

4. Llamar a un abogado

Por último, debería contactar a un abogado de lesiones personales. Un abogado escuchará los hechos del caso y le brindará una valiosa asesoría legal con base en los estatutos u ordenanzas relevantes. Un abogado también podrá representarlo en la batalla contra las mezquinas compañías de seguros. Finalmente, un abogado luchara por usted en caso de que el caso deba ser litigado en una corte.

Introduciendo una demanda por accidente con un autobús

Para poder conseguir una indemnización por sus lesiones tras quedar lesionado en un accidente con un autobús, probablemente deberá presentar una reclamación por accidente. A continuación se listan las partes importantes que conforman el proceso de presentación de una demanda.

1. Llamar a un abogado de lesiones personales

Si quiere presentar una demanda, uno de los pasos principales y más importantes que debe dar es contactar a un abogado de lesiones personales. Los accidentes con autobuses pueden tener ciertos asuntos legales complejos como la culpa con múltiples partes y la negligencia contributiva. Contactar a un abogado puede ser la solución más útil para su caso porque este profesional podrá brindarle asesoría legal, lo cual puede preservar o fortalecer su caso.

2. Fase de investigación

La fase de investigación es una parte crítica del proceso de presentación de una demanda. Esto se debe a que investigar los hechos y circunstancias que rodean el accidente puede fortalecer la credibilidad de su caso. Una parte de esta fase es la recolección de evidencia importante por parte de su abogado, quien podrá entrevistar a testigos, revisar documentos importantes y desarrollar la mejor estrategia legal. Este proceso también involucra la contabilización de cada uno de sus daños, como cuentas médicas, salarios perdidos y daños a la propiedad.

3. Resolución del caso y negociación

Luego de terminar la investigación, probablemente la compañía de seguros intentará llegar a un acuerdo para el caso. El proceso de resolución de la demanda consistirá en negociaciones para un lado y el otro entre usted y la compañía de seguros. Al contratar a un abogado, éste lo representará y actuará a su nombre para hacer que la compañía de seguros pague el valor completo de su caso.

4. Litigación (de ser necesario)

Si no logra llegar a un acuerdo durante la negociación, su caso puede ser litigado en una corte. En este escenario, su abogado lo representará para ayudarle a conseguir la compensación que merece.

Plazos legales

Un “estatuto de limitaciones” es esencialmente un plazo de tiempo legal dentro del cual una persona debe iniciar una demanda. Si una parte lesionada o afectada no logra presentar el caso dentro del estatuto de limitaciones relevante, esa parte no podrá litigar la reclamación en una corte. Los estatutos de limitaciones varías de un estado al otro.

En Texas, el estatuto de limitaciones es de dos años para los casos de lesiones personales. Una reclamación por una lesión relacionada con un accidente con un autobús se considera un tipo de demanda por lesiones. Esto quiere decir que la parte que quedó lesionada tras un accidente con un autobús deberá presentar una demanda dentro de un período de dos años luego de la fecha del accidente.

En casos de niños menores de edad, el estatuto de limitaciones se extiende hasta que el niño cumple la mayoría de edad o hasta que el mismo queda legalmente emancipado. El niño tendrá dos años a partir de esa fecha para demandar.

En ciertas situaciones raras, el estatuto de limitaciones puede “suspenderse” o pausarse. La suspensión tiene el efecto de brindarle más tiempo para iniciar una demanda. Un ejemplo de ello es la lesión a un niño menor de edad que se ha descrito antes. Sin embargo, es importante recordar que la suspensión de un estatuto de limitaciones es una excepción, no la regla.

Además de este plazo legal, también existe un requisito que plantea que una parte lesionada debe notificar a una agencia gubernamental si desea demandar. Este requisito esencialmente actúa como un estatuto de limitaciones dentro del estatuto de limitaciones. Aunque es cierto que usted aún tendrá dos años para hacer su demanda, debe presentar esta notificación de demanda antes de que expire el plazo legal obligatorio, de lo contrario su caso desaparecerá. En Austin hay una ventana de 90 días desde la fecha del accidente para brindar una notificación adecuada. Discutir los hechos y detalles de su caso con un abogado puede ayudarle a entender mejor los requisitos del estatuto de limitaciones y las notificaciones, lo cual garantiza que su caso será presentado a tiempo.

Determinando la responsabilidad

Hay ocasiones en que los accidentes son causados por más de una parte. La responsabilidad puede existir para varios individuos o entidades. En el contexto de accidentes con autobuses, existen varias partes comunes que pueden ser responsables por su accidente y heridas.

Conductor del autobús/Compañía de autobuses

Normalmente el conductor del autobús o la compañía de autobuses es la responsable de los accidentes relacionados con estos vehículos. Un escenario común donde el conductor del autobús podría ser el responsable es cuando conduce con exceso de velocidad, se salta una luz roja o está distraído al volante. La compañía de autobuses en sí puede ser la responsable si se puede determinar que contrató, entreno o supervisó al conductor del autobús de forma negligente.

Otro(s) conductor(es)

Un accidente con un autobús puede ocurrir incluso si el conductor del autobús hace su trabajo perfectamente. Esto se debe a que los otros conductores en la vía no siempre manejan a la perfección. Si ha quedado lesionado en un accidente de tránsito mientras estaba en un autobús, es posible que otro conductor que se comportaba de forma negligente pueda ser hallado culpable.

Fabricante

Un fabricante de partes para automóviles también puede ser el responsable. Estos escenarios normalmente surgen cuando el fabricante le da la materia prima a la compañía de autobuses con una parte partida o defectuosa. Como establecer la responsabilidad de un fabricante puede ser complejo, es importante que considere buscar la asesoría de un experimentado abogado de lesiones personales antes de demandar.

El Gobierno de la Ciudad de Austin City

El gobierno local de Austin se hace responsable si el autobús era operado por la ciudad (p.ej., Capital Metro). En estas situaciones, el autobús es una extensión del gobierno de la ciudad. Por lo tanto el gobierno de la ciudad puede ser el responsable del accidente que involucra alguno de sus autobuses.

Casos comunes de accidentes con autobuses

Los accidentes con autobuses y las lesiones relacionadas con ellos ocurren de varias formas. Algunos de estos casos involucran a un solo vehículo, mientras que otros incluyen a peatones o transeúntes. A continuación se listan varios de los reclamos más comunes de accidentes con autobuses.

Colisiones con otros automóviles

Uno de los tipos más comunes de casos de accidentes con autobuses es el choque de un autobús con otro vehículo. En este caso, los pasajeros del autobús pueden sufrir varias lesiones como resultado de la colisión. La culpa de estos accidentes requiere examinar la conducta del conductor del autobús y del conductor del otro automóvil.

Colisión de un solo vehículo

Una colisión de un solo vehículo ocurre normalmente cuando el conductor pierde el control del vehículo. Para accidentes con autobuses, puede ocurrir la colisión de un solo vehículo si el conductor del autobús se duerme en el volante, conduce mientras está distraído, pierde el control del autobús o experimenta una falla mecánica. Estos accidentes tienden a hacer que los pasajeros a bordo se lesionen.

Peatones/Ciclistas golpeados por un autobús

Los peatones y los ciclistas siempre tienen el riesgo de ser golpeados por vehículos, incluyendo autobuses. Estos accidentes pueden producir lesiones graves, como fracturas, concusiones o, incluso, la muerte.

Caída en un autobús

Otro accidente común en un autobús no ocurre cuando el vehículo acelera, sino cuando frena. Los pasajeros sin experiencia, particularmente aquellos que están de pie, son susceptibles a caerse y lesionarse cuando un conductor de autobús frena. Las lesiones resultantes de estos accidentes están en el rango de medio (p.ej., cortadas pequeñas y hematomas) hasta severas (p.ej., fracturas y concusiones).

Lesiones comunes

Los accidentes relacionados con autobuses pueden causar un amplio rango de lesiones dentro del rango que va desde Menor hasta Transformadoras. A continuación se listan varias lesiones comunes que pueden ocurrir como resultado de un accidente con un autobús. Siempre debe tener en cuenta que el primer paso que debería tomar tras verse involucrado en un accidente es buscar atención médica de inmediato.

Concusiones y lesiones de la cabeza

Un tipo de lesión común que puede ocurrir durante o después de un accidente con un autobús son las lesiones de la cabeza, incluyendo concusiones. Muchos pasajeros de autobuses no usan cinturones de seguridad. Como resultado, una colisión o una parada repentina puede hacer que la persona se desplace dentro de la cabina. Este movimiento podría hacer que la persona se golpee la cabeza con otro objeto dentro del autobús.

Cortes, cicatrices y desfiguración permanente

Muchos accidentes con autobuses terminan con uno o más pasajeros con laceraciones, cortes, hematomas o cicatrices. En casos extremos, una colisión podría hacer que el pasajero salga disparado del autobús, lo cual podría causar una desfiguración permanente del rostro o del cuerpo.

Lesiones de la columna y parálisis

Los accidentes relacionados con los autobuses también pueden generar lesiones graves de la columna vertebral. Por ejemplo, un pasajero sin un cinturón de seguridad podría salir de su asiento y tener una fractura de vértebra. O si un autobús golpea a un peatón o ciclista, es posible que la víctima sufra una parálisis permanente o temporal.

Muerte

Desafortunadamente existe una cantidad sustancial de accidentes con autobuses que terminan en muerte. Esto es particularmente cierto para los accidentes que involucran peatones o niños.

Compensación

Una persona que queda herida o lesionada en un accidente que involucra un autobús puede tener el derecho a ser indemnizada por sus lesiones y daños si él o ella logran establecer que la otra parte es responsable por causar el accidente que produjo las lesiones. Al calcular la cantidad de daños monetarios que deberían ser recuperados por la víctima de un accidente con un autobús, las cortes dividen los daños compensatorios en dos componentes principales: daños económicos y daños no económicos.

Daños económicos

Los daños económicos reflejan los gastos que representan un valor numérico y pueden cuantificarse. En un caso de accidente con autobús, los daños económicos podrían incluir cuentas médicas (cuentas presentes y futuras, costos de farmacia, servicios de rehabilitación, etc.); salarios e ingresos perdidos y daños a la propiedad (costos de reparación del vehículo y daño a la propiedad personal en la colisión). Los accidentes que terminan con lesiones graves generan mayores cantidades para la indemnización en comparación con los accidentes relativamente menores.

Daños no económicos

Los daños no económicos se otorgan a la víctima para compensarla por pérdidas intangibles a las que no pueden asignarse valores numéricos. Los daños no económicos son evaluados subjetivamente por un jurado. Aunque este tipo de daños no puede cuantificarse fácilmente, es posible que los daños no económicos tengan un mayor valor que los económicos. Los tipos de daños no económicos pueden incluir dolor y sufrimiento, pérdida del afecto o la compañía, angustia emocional, discapacidad o desfiguración y pérdida del disfrute de la vida.

Es importante destacar que la Legislatura de Texas ha promulgado una ley que establece un límite máximo en la cantidad de daños que un individuo lesionado puede obtener del gobierno. La Ley de Reclamaciones de Responsabilidad Civil de Texas le permite demandar a una entidad del gobierno municipal, como Cap Metro, por un máximo de 250.000 dólares por persona y un máximo de 500.000 dólares por incidente.

Aunque cada uno de los autobuses probablemente esté asegurado por 5 millones de dólares con una cobertura de responsabilidad, la ley solo le permite conseguir 250.000 dólares por individuo. Si sus daños excedieron esos límites, usted podrá conseguir la diferencia de terceros, pero esa cifra es el máximo valor que podrá solicitarle al gobierno.

Hable de su caso con Zinda Law Group

Para mayor información sobre qué hacer tras un accidente con un autobús y cómo buscar la compensación, llame hoy a Zinda Law Group al (888) 671-5127 para recibir una consulta GRATUITA con abogados de lesiones personales.

Las reuniones con los abogados son solo con cita.