Abogados de ahogamiento de niños en Miami

Llame al (800) 863-5312 para hablar gratis con abogados de ahogamiento de niños en Florida

La vida en el “Estado del Sol Brillante” implica muchas piscinas para ofrecer la forma perfecta de relajación, para refrescarse y divertirse. Sin embargo, un hermoso día en la piscina, en la playa o en el parque de agua puede convertirse rápidamente en una pesadilla cuando un niño se lastima de gravedad o se ahoga. En los Estados Unidos, los ahogamientos son la segunda causa principal de lesiones accidentales y muerte en niños de uno a catorce años, y cada año los casos de niños ahogados en Florida son el equivalente a tres o cuatro salones de preescolar.

Después de los accidentes de ahogamientos en piscinas, muchas familias de las víctimas quedan con cargas financieras y emocionales muy importantes, así como la incerteza de qué hacer después. Los abogados de lesiones de Zinda Law Group son compasivos y tienen experiencia representando a las víctimas de accidentes de ahogamiento y a sus familias para poder ayudarles a conseguir la compensación que merecen. Llámenos hoy al (800) 863-5312 para recibir una consulta gratuita de la mano de un abogado de Florida experto en ahogamientos.

Causas comunes de ahogamiento de niños

Los ahogamientos son la causa principal de muertes accidentales en niños de uno a cuatro años en los Estados Unidos y, en promedio, 356 niños menores de 14 años se ahogan en piscinas y spas cada año. Desafortunadamente, Florida no es la excepción y tiene una de las tasas de muertes accidentales por ahogamiento más altas del país. Cuando los niños no se ahogan, pueden quedar con lesiones graves; en todos los Estados Unidos, por cada niño que muere ahogado, otros cinco recibirán cuidados de emergencia por lesiones no fatales por inmersión.

Falta de salvavidas o supervisión

Los niños siempre deben estar supervisados cerca y dentro de cualquier cuerpo de agua, incluyendo piscinas, tinas y playas. Incluso con la presencia de un salvavidas, los padres deberían vigilar a sus hijos en todo momento. Para los niños menores de cinco años o que no saben nadar muy bien, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los padres estén a un brazo de distancia de sus niños cuando están nadando. Cuando los niños no se supervisan, las probabilidades de ahogamiento aumentan.

Falta de advertencias de seguridad

Los parques de agua, los hoteles y piscinas comunitarias tienen el deber de mostrar ciertas advertencias de seguridad, como la profundidad del agua, zonas de “prohibidos los clavados” o advertencias para superficies especialmente resbaladizas. Cuando las personas no conocen la profundidad del agua, especialmente los niños jóvenes que aprenden a nadar, pueden creer que pueden tocar el fondo de la piscina en un área que en realidad es mucho más profunda y terminan ahogándose.

Equipos de la piscina rotos

Cuando los equipos de las piscinas están rotos, defectuosos o no logran funcionar como es previsto, los niños pueden quedar atrapados bajo el agua y ahogarse. Las escaleras rotas pueden hacer que un niño se resbale, se golpee la cabeza y quede inconsciente. Los drenajes defectuosos podrían succionar cabellos o prendas de vestir en el sistema y retener a un niño bajo el agua, lo cual puede resultar en una lesión grave o la muerte.

Incapacidad de crear una barrera para la piscina

Las cercas y rejas para la piscina ayudan a prevenir que los niños pequeños ingresen al área sin supervisión. Las piscinas más seguras tienen cercas en los cuatro lados con al menos cuatro pies de altura y tienen puertas que se cierran solas. Cuando los dueños de casas, de piscinas del vecindario o de piscinas comerciales no instalan una cerca alrededor de sus albercas, las probabilidades de ahogamiento accidental aumentan.

Hacinamiento

Cuando hay hacinamiento en las piscinas, es posible que los salvavidas no puedan vigilar de forma segura a todos los nadadores. Si un niño está en problemas, es posible que el salvavidas no pueda responder de inmediato y el niño se ahogue.